TERRAZAS

En el año 2011 vivía en un PH por el barrio de Florida. A decir verdad, era una casa dividida en dos. Nuestra entrada era el garage, el cual a su vez era mi taller. Al fondo había una puerta de chapa que conducía a una escalera angosta y empinada. Subías y te encontrabas con una sala de estar, una cocina y nuestra habitación. Por la cocina salías hacia una terraza que se conectaba a su vez a otra terraza. Tenía una vista muy linda del barrio y podías acceder a los techos de algunos vecinos.

“Escaleras”, óleo sobre tela, 60 x 80 cm. 2011

De vez en cuando, en la pequeña terraza de al lado, aparecía el vecino colgando la ropa húmeda.

“Techos”, óleo sobre tela, 100 x 130 cm. 2011

Había una tercer terraza, medio secreta. En realidad era el techo de la cocina de los vecinos de abajo. Desde ahí se veía el oeste, y los atardeceres eran simplemente de cuento.

“Techo I”, óleo sobre tela, 50 x 50 cm. 2011

La casa que más tenía movimiento era una que quedaba a dos casas hacia el oeste. Por las noches se la veía iluminada por el resplandor de una televisión, y de día se escuchaban voces de mujeres y chicos.

“Techo II”, óleo sobre tela, 50 x 50 cm. 2011

A uno de los vecinos se le rompió la bomba del tanque de agua y cada vez que quería funcionar hacía un ruido terrible. Por suerte la arrgelaron y todo volvió a su normalidad. A Batato, nuestro gato, le encantaba escaparse e ir abajo de ese tanque. Claro, la vuelta siempre era mas complicada.

ESCALERA_1000

TERRAZAS

En el año 2011 vivía en un PH por el barrio de Florida. A decir verdad, era una casa dividida en dos. Nuestra entrada era el garage, el cual a su vez era mi taller. Al fondo había una puerta de chapa que conducía a una escalera angosta y empinada. Subías y te encontrabas con una sala de estar, una cocina y nuestra habitación. Por la cocina salías hacia una terraza que se conectaba a su vez a otra terraza. Tenía una vista muy linda del barrio y podías acceder a los techos de algunos vecinos.

“Escaleras”, óleo sobre tela, 60 x 80 cm. 2011

De vez en cuando, en la pequeña terraza de al lado, aparecía el vecino colgando la ropa húmeda.

“Techos”, óleo sobre tela, 100 x 130 cm. 2011

Había una tercer terraza, medio secreta. En realidad era el techo de la cocina de los vecinos de abajo. Desde ahí se veía el oeste, y los atardeceres eran simplemente de cuento.

“Techo I”, óleo sobre tela, 50 x 50 cm. 2011

La casa que más tenía movimiento era una que quedaba a dos casas hacia el oeste. Por las noches se la veía iluminada por el resplandor de una televisión, y de día se escuchaban voces de mujeres y chicos.

“Techo II”, óleo sobre tela, 50 x 50 cm. 2011

A uno de los vecinos se le rompió la bomba del tanque de agua y cada vez que quería funcionar hacía un ruido terrible. Por suerte la arrgelaron y todo volvió a su normalidad. A Batato, nuestro gato, le encantaba escaparse e ir abajo de ese tanque. Claro, la vuelta siempre era mas complicada.